22 de noviembre de 2017





Serenata para la tierra de uno


Porque me duele si me quedo 
pero me muero si me voy 
por todo y a pesar de todo 
mi amor, yo quiero vivir en vos. 

Por tu decencia de vidala 
y por tu escándalo de sol 
por tu verano con jazmines 
mi amor, yo quiero vivir en vos 

Por que el idioma de infancia 
es un secreto entre los dos 
por que le diste reparo 
al desarraigo de mi corazón. 

Por tus antiguas rebeldías 
y por la edad de tu dolor 
por tu esperanza interminable 
mi amor, yo quiero vivir en vos 

Para sembrarte de guitarra 
para cuidarte en cada flor 
y odiar a los que te castigan 
mi amor, yo quiero vivir en vos
 

Porque el idioma de infancia 
es un secreto entre los dos 
por que le diste reparo 
al desarraigo de mi corazón 

Porque me duele si me quedo 
pero me muero si me voy 
por todo y a pesar de todo 
mi amor, yo quiero vivir en vos.


María Elena Walsh









13 de noviembre de 2017





"Vanidad de creer que comprendemos las obras del tiempo: él entierra sus muertos y guarda las llaves. Sólo en sueños, en la poesía, en el juego -encender una vela, andar con ella por el corredor- nos asomamos a veces a lo que fuimos antes de ser esto que vaya a saber si somos."

Julio Cortázar
(Rayuela)














6 de noviembre de 2017







¿Y si de pronto llueve, como a veces sucede?
¿Y si pasa noviembre sin tus ojos? Si cae
el corazón al pozo de sus crueles honduras
y duele, nuevamente, en lo propio la sangre?
Puede pasar. Hay veces que nos ronda el presagio
y que uno, mansamente, entra a las tempestades
sólo porque ha sembrado de vientos la memoria
y, denodadamente, junta furia en las manos.

En días como éstos suelo esperar la lluvia,
un olvido, esas muertes, cierta ausencia incesante
y aunque no advierta signos en las hojas del día
entro, como un guerrero, al país de la tarde.

Suele pasar. Hay días que duele interrogarse.

Armando Tejada Gómez